Archives For Coaching

“Las horas se vuelven minutos, los minutos segundos … No sé qué pasa pero…

 NO ME DA TIEMPO DE HACERLO TODO!!! “

A veces nos escuchamos a nosotros mismos quejándonos sobre la falta de tiempo, sobre la necesidad de echar horas extras en la oficina o en nuestro hogar. Es una queja frecuente en muchas personas en la actualidad.

Lo que es evidente es que TODOS TENEMOS 24 HORAS, y que el tiempo ni se crea ni se destruye. El tiempo se GESTIONA. Las personas que no consiguen realizar el trabajo en las horas correspondientes se preguntan, entre otras cosas:  “¿por qué existen profesionales que teniendo la misma cantidad de trabajo que yo consiguen acabar a su hora?, ¿cómo consiguen no llevarse trabajo para casa y así poder conciliar su vida personal y laboral? “

El secreto no es otro que tomar conciencia de tu actual modo de gestionar las tareas; ser capaz de analizar qué te está impidiendo conseguir tus objetivos y poner en marcha un plan de acción que te ayude a aumentar la probabilidad de conseguir una buena gestión de tu tiempo.

Es necesario comenzar por PLANIFICAR  y ORGANIZAR las tareas para ser competentes, y como toda competencia, la Gestión del Tiempo, requiere esfuerzo, práctica y meses para que la interiorices y pase a formar parte de tu repertorio conductual.

Sigue leyendo…

mind companyYo, que me dedico al rendimiento organizacional y deportivo, tengo que leer mucho artículos que supuestamente contienen claves para ser un buen líder. Con la mayoría de estas claves es difícil no estar de acuerdo, incluso con las que se contradicen entre sí. Y ahí radica el problema: el lenguaje utilizado es tan ambiguo y abstracto que, lo que deberían ser consejos prácticos, son imposibles de trasladar a la realidad de nuestro día a día. Es aún más imposible generar un resultado significativo a partir de ellos.

El problema es que muchas de las claves se arropan en palabras confusas: autoliderazgo delegativo, motivación interna, procrastinación, autoconocimiento emocional, resiliencia. ¿Qué significa todo eso? ¿El autor me quiere ayudar o simplemente quiere parecer más listo? Sigue leyendo…

Jaime Tomás CampáHablo con empresarios y algunos están preocupados y con una actitud pesimista porque las ventas bajan, los márgenes se ajustan, los impagados aumentan y las expectativas son inciertas y se intuyen adversas, aunque ya van llegando mensajes macroeconómicos de que la situación empieza a mejorar, si bien todavía no ha llegado a la economía real y se vislumbra que todavía ha de transcurrir bastante tiempo para que volvamos a la senda de la confianza, y de los buenos resultados.

Hasta ahora hablaba con directivos del sector financiero y se sienten presionados, con muchas incertidumbres, que deben colocar productos de campaña ordenados por la central, con la morosidad latente y que han tenido que decir demasiadas veces que no a las empresas y a los particulares que han solicitado financiación. En este caso parece que se está despejando tímidamente la situación y que el sector financiero está iniciando campañas de financiación a la pyme que espero generen nuevas oportunidades para las empresas que en estos cinco años han subsistido y que merecen todo el respeto del mundo.

Hablo con personas asalariadas y están muy preocupados con la nueva Ley laboral y las repercusiones que implica para la estabilidad de sus puestos de trabajo, a la vez que siguen percibiendo pesimismo en sus empresas, mala o nula comunicación, incremento de la presión, nervios por alcanzar los objetivos y volver a la senda de beneficios y expectativas complejas, y todo ello genera falta de motivación.

Muchas empresas están plagadas de cuerpos sin mentes ni almas, y esto es muy peligroso. Antes una persona que no estaba a gusto en una empresa, buscaba otro trabajo y lo encontraba, ahora no hay mercado y permanece en la misma empresa, simplemente “cumpliendo”, pero su mente y sobre todo su alma está muy lejos de la misma.

Esta situación bloquea las actitudes, las emociones y la productividad, y entramos en una dinámica en la que se instala el miedo que afecta a la toma de decisiones, a asumir riesgos, a innovar y a posicionarnos ante la oportunidad que representa la competitividad y coger impulso pensando de forma estratégica.

El ambiente que se respira en el entorno no ayuda. Los medios de comunicación dan mensajes optimistas o catastrofistas, en ocasiones exagerando la noticia alrededor de su pensamiento político, los gobiernos han tomado decisiones a la velocidad que marcan sus intereses políticos y se están tomando decisiones impopulares, condicionados por lo que les dictan en Europa, asumiendo un gran desgaste presente y probablemente futuro.

 Con el optimismo inspirador por bandera la misión de un directivo debe ser la de no desmotivar a nadie del equipo

En definitiva, creo que debemos entender que nunca hemos sido lo ricos que nos creíamos o nos hacían creer y que estamos perdiendo derechos y ventajas que teníamos asumidos porque pensábamos que como país nos lo podíamos permitir. Ante esta situación podemos hacer dos cosas: o lamentarnos, bloquearnos y pararnos o mirar hacia adelante, sin perder la visión realista, entender que la solución de muchos problemas está en nuestra actitud y atrevernos a tomar decisiones y asumir ciertos riesgos.

Para ello, debemos inspirarnos e inspirar a nuestras organizaciones a ser optimistas, a entender que para conseguir buenos resultados debemos trabajar mucho más y mejor que antes, y no perder el foco del cliente, escucharlo y adaptarnos a lo que realmente necesita.

Con el optimismo inspirador por bandera nuestra misión debe ser la de no desmotivar a nadie del equipo. Todos somos necesarios, todos debemos dar el máximo y unirnos para conseguir los resultados necesarios para salir de esta situación.

Debemos celebrar los éxitos y minimizar los fracasos, debemos buscar fórmulas de diferenciación de nuestra competencia, debemos flexibilizar nuestros procesos y debemos ir más deprisa que los demás, porque actualmente las decisiones se toman muy a corto plazo y están provocadas por una necesidad inmediata.

Inspira a toda la organización y ayuda a tu equipo a entender que hay un futuro mucho más positivo que nos espera y que cada día que transcurre no vuelve más, por tanto, si no lo aprovechamos ahora la oportunidad se escapa con él.

El optimismo se inspira, se expira, se respira y se transpira.

Jaime Tomás Campá

Director General de IDD Innovación y Desarrollo Directivo

Consultor especialista en Estrategia y Liderazgo

Innovacion y desarrollo

rafaSobrevivir. Ese ha sido el gran objetivo de estos años. Castigarnos con drásticas disminuciones de personal y reducciones de nuestras estructuras empresariales. Cuadrar unas cuentas imposibles como única herramienta para la supervivencia. Todo lo demás no existía. Bastaba con sobrevivir. Hasta ahora. Muchos han sido los proyectos y muchas las ilusiones arrasadas,  sepultadas por esta histórica crisis. Enorme y descomunal el esfuerzo y sacrificios realizados. Hoy continúa esa criba. Aunque tal vez en el presente y el devenir inmediato los criterios de selección ya no sean tan externos o macro.  Porque en estos momentos, y aunque no seamos aún conscientes de ello, nos encontramos en una carrera que no nos dirige a la meta. No. La competición que disputamos nos lleva a la posición que ocuparemos cuando esto empiece a funcionar de verdad. Sigue leyendo…

pilar picuallyaristeiaUn Jefe, Dirigente, Directivo, como quiera que llamemos a quien ostente el mando, el poder, no está para entretener al pasajero, ni participa en un concurso de popularidad, ni tiene por qué ser amado. Pero un líder sí. Fernando Lázaro Carreter lo expresaba así en uno de sus famosos “dardos” de la palabra: “son los demás quienes ungen con ese título sublime y sajón”. Unir los dos conceptos, Dirigente y Líder, no es tarea sencilla. En absoluto. Un auténtico reto.

Sigue leyendo…