El desafio de convertirnos en organizaciones felizmente inteligentes

8 mayo, 2014

Mercedes Meng bar Consejera delegada y Directora Gerente de Xanit Hospital InternacioanlEl concepto de organizaciones felizmente inteligentes es una idea que afortunadamente cada vez cobra más fuerza en el desafío en la gestión de personas. Es un reto el convertir nuestra organización en una empresa feliz, donde quieran trabajar y desarrollarse nuestros colaboradores. El atraer y retener personas felices nos permite a las empresas contar con profesionales más productivos, comprometidos y, por ende, las empresas pueden llegar a ser más exitosas, más innovadoras y tener una mejor cuenta de resultados. Pero, ¿cómo podemos convertir nuestra organización en una empresa felizmente inteligente?

Me gustaría transmitiros la experiencia que he ido acumulando en los 20 años que llevo liderando Equipos de Personas y hospitales y que me han hecho entender las organizaciones como espacios de crecimiento Personal y Profesional, donde el camino y no la meta en sí misma es el punto de encuentro entre los intereses personales y organizacionales. Hasta ahora las Empresas hemos tenido un sistema ineficaz, que se olvida de lo más importante para nuestro crecimiento como seres humanos y como organizaciones: el Autodescubrimiento. Sin éste no hay firme creencia en la capacidad de las personas ni en su autorrealización ni en su felicidad. Como afirma el profesor Ignacio Bernabé, autodescubrirnos para creer, crear y crecer. Necesitamos saber quiénes somos y qué potencialidades tenemos para creer más en nosotros mismos y ser capaces de crear y de crecer en un nuevo paradigma.

Soy una firme convencida que el futuro es el humanismo empresarial, que no es otra cosa que lograr sacar lo mejor de cada persona, y así lograr una sinergia para que se cree un cambio en toda la empresa y se convierta en un espacio de crecimiento personal y profesional.Para esto es fundamental un liderazgo emocional. Las personas somos emociones y las tenemos que gestionar. Si las empresas nos ocupamos de la felicidad de nuestros profesionales y lo hacemos eficazmente mediante un liderazgo emocional, sin duda, nos convertiremos en organizaciones felizmente inteligentes, capaces de alcanzar el éxito sostenido en el mercado, también en situaciones económicas difíciles. Esto lo puedo afirmar desde la vivencia que hemos tenido en Xanit, que en tres años hemos conseguido, entre todos, darle la vuelta a este hospital y convertir un proyecto con escasa viabilidad económica, en un proyecto de éxito.

El crecimiento medio de los indicadores de actividad en el período 2010 a 2013 ha sido del 66%, la facturación ha crecido un 56% y hemos multiplicado el EBITDA por 7 veces, es decir hemos conseguido no sólo mejorar la cifra de facturación, sino también mejorar el margen en 10 puntos. En nuestros hospital desde el 2010 estamos en un proceso de gestión del cambio y estamos creando una nueva cultura, abierta, participativa, donde las personas puedan expresar su creatividad… Para nosotros la calidad es una forma de pensamiento y actuación, disfrutamos con lo que hacemos y entendemos que la salud de nuestros pacientes es personal. Nuestro claim es “Tu salud es personal”. Esta es la esencia de cómo queremos y hacemos las cosas en Xanit. Esta forma de pensamiento y actuación tiene que ver con dar lo mejor de cada uno, y esto solo es posible desde el convencimiento personal y la calidad de nuestras acciones.

Pero sólo si disfrutamos y le ponemos pasión en lo que hacemos, podemos dar ese valor añadido que hace posible que las cosas sean diferentes y eso se traduce, no sólo en la excelencia profesional sino en cómo podemos hacer y sentir a las personas como únicas. Por supuesto que ser feliz es una decisión personal. Es decir, es una elección, tú eres la única persona que puedes elegirlo o no. Y es  un Sentimiento, sólo uno puede sentir si es realmente feliz y además es Subjetivo, porque únicamente tú sabes qué necesitas para sentirte feliz, ahora bien, como he comentado anteriormente, aunque la responsabilidad es de cada uno de nosotros, por supuesto, la empresa y los directivos tenemos que crear un entorno adecuado donde las personas podamos elegir ser felices.  Este es el camino que estamos recorriendo en Xanit.

Mercedes Mengíbar

Consejera-Delegada y Directora-Gerente de Xanit Hospital Internacional

Comunicación

Posts Google+