La Pole Position del futuro

29 abril, 2014

rafaSobrevivir. Ese ha sido el gran objetivo de estos años. Castigarnos con drásticas disminuciones de personal y reducciones de nuestras estructuras empresariales. Cuadrar unas cuentas imposibles como única herramienta para la supervivencia. Todo lo demás no existía. Bastaba con sobrevivir. Hasta ahora. Muchos han sido los proyectos y muchas las ilusiones arrasadas,  sepultadas por esta histórica crisis. Enorme y descomunal el esfuerzo y sacrificios realizados. Hoy continúa esa criba. Aunque tal vez en el presente y el devenir inmediato los criterios de selección ya no sean tan externos o macro.  Porque en estos momentos, y aunque no seamos aún conscientes de ello, nos encontramos en una carrera que no nos dirige a la meta. No. La competición que disputamos nos lleva a la posición que ocuparemos cuando esto empiece a funcionar de verdad.

Estamos corriendo lo que en Fórmula Uno se llama una Q3. Una carrera por la Pole Position. Nuestro posicionamiento, el de nosotros como profesionales y el de nuestras empresas, marcas, proyectos, será determinante para el éxito de nuestros propósitos. Éxito que en términos empresariales se haya vinculado a otra palabra, sin la cual no  se puede entender la empresa: ganar. Pero no sólo dinero, también ganar tiempo, ganar futuro, hacer perdurable y sostenible el proyecto empresarial. Durante estos años era prohibitivo hablar de futuro. Parecía vedado a casi todo el mundo. Privativo y exclusivo de unos privilegiados. Y eso que sin él, sin futuro, no hay éxito posible. Es cierto que en general no somos muy dados a planificar, y por tanto, a pensar a largo plazo, sin embargo, definir y empezar a construir ese lugar donde deseamos vivir el resto de nuestra vida, se hace imprescindible. Hay que empezar a hablar de futuro. Porque los objetivos empresariales no solo hay que cumplirlos hoy, algo accesible a cualquier gestor con una Excel, sino en los siguientes años. Y eso solo está al alcance de un liderazgo inteligente y responsable. Porque ser empresario, ser directivo, entraña una gran responsabilidad.

 El Coaching es una de las herramientas más potentes en el desarrollo de personas. Conocer nuestras áreas de mejora y fortalezas; observar cómo me relaciono conmigo mismo y con los demás; trabajar la motivación, mejorar la comunicación y las relaciones interpersonales, son pasos indispensables en la finalidad de potenciar y desarrollar las habilidades necesarias para ofrecer un alto desempeño y liderar con resultados. Y será éste, nuestro valor añadido, quien nos sitúe en un lugar u otro de esta Pole Position del futuro. Hay que tomar decisiones.  Decidir si queremos seguir haciendo las cosas de la misma forma que hasta ahora o vamos a explorar nuevas perspectivas. Si queremos crear un impacto positivo en nuestros colaboradores generando su compromiso, dando sostenibilidad a nuestro negocio, o jugarnos tantos años de esfuerzos y sacrificios para, posiblemente, engrosar la estadística de empresas que no alcanzaron el futuro. Esta es la cuestión. ¿Hablamos de futuro?

Os esperamos en el Módulo III “La Relación, clave para el futuro de tu proyecto empresarial”, de las  JORNADAS DE COACHING Y LIDERAZGO: “LIDERAR EN TIEMPOS COMPLEJOS” organizado por CIT Marbella.

@picuality @aristeiacoaching

aristeia

Comunicación

Posts Google+